MONOLOGOS MADRID: GILA

Miguel Gila, maestro de los monólogos Madrid

Parece claro, y es algo que muchos podemos tener en mente, que los monólogos son algo de relativamente reciente aparición. Sí es cierto que el actual auge de los monólogos Madrid (por citar la ciudad donde posiblemente más presencia tiene esta forma de comedia) se puede rastrear hasta la última década del siglo XX. ¿Pero es de verdad el monólogo Madrid algo tan reciente?

ANTECEDENTES DE LOS MONOLOGOS MADRID: MIGUEL GILA

No nos confundamos. Somos unos apasionados de los monólogos Madrid, sobre todo cuando podemos ver a cómicos de la calidad de muchos de los habituales de las noches de nuestra ciudad. Pero la historia de los monólogos Madrid tiene largo recorrido.

Por no retroceder demasiado, de momento, en la historia, pensemos, por ejemplo, en Gila. Un claro exponente de que los monólogos Madrid tienen una historia prolongada y, a la vez, ilustre.

Como podéis ver, en Gila, que empezó su carrera como monologuista en la década de los cincuenta, ya podemos ver muchas de las características de los monólogos actuales. Se dirige al público (ausencia de cuarta pared, algo habitual en los monólogos Madrid), y va hilando diferentes temas en una “conversación con el público”, en la que va contando vivencias, ideas, etc.

La Cuarta Pared, por cierto, es la “pared imaginaria” que separa el escenario del público, de tal manera que los actores de una obra “ignoran” la existencia de un público. En los monólogos Madrid, así como en algunas obras escénicas “rompedoras de la tradición”, esa cuarta pared desaparece, y los actores son conscientes de la existencia del público e interaccionan con él.

Gila era un monologuista con un estilo que, pasados los años, se puede ver como absolutamente actual. Ciertamente surrealista en ocasiones, tiene un manejo del ritmo de los chistes realmente moderno, un tono “de conversación” que ha tenido una influencia clara en muchos de los artistas actuales de monólogos Madrid.

Escucharle es escuchar a uno de los grandes maestros de los monólogos Madrid. Muchos monologuistas han crecido bajo su influencia. Otros muchos tendrían mucho que aprender de este gran genio de los monólogos Madrid.

Algo a destacar es la extraordinaria “coherencia” de sus monólogos Madrid. Cada momento, cada chiste, cada vivencia, lleva a la siguiente, de un modo natural y (en apariencia) sencillo, hasta acabar contando una historia repleta de humor. Es precisamente esta coherencia algo que los grandes monologuistas tienen.

Destaca también su naturalidad sobre las tablas, naturalidad que todo buen artista de monólogos Madrid sabe que es lo más difícil de conseguir.

Otras actividades de este maestro de los monólogos Madrid

Aparte de su obra como monologuista (en la que por desgracia, los monólogos Madrid vivieron su ausencia durante los muchos años que residió en sudamérica), también tuvo numerosos papeles en cine y televisión, siendo también guionista tanto de cine (“El ceniciento” y “El hombre que viajaba despacito”), como de TV (“¿De parte de quién?”) y como humorista gráfico en revistas como “La Codorniz” y “Hermano Lobo”.

El maestro de los monólogos Madrid era un excelente humorista gráfico.

Miguel Gila nos dejó en 2001. Pero su legado, gracias a internet entre otras cosas, permanece entre nosotros, para estudio de todos aquellos que quieren saber lo que son buenos monólogos Madrid, y para el deleite de sus admiradores, entre los que, por supuesto, nos encontramos.