Espectáculos en Madrid: El arte de escuchar

Podemos decir que, en los espectáculos en Madrid, y más en aquellos en que se diluye o incluso se quita la cuarta pared, hay dos tipos de artistas. Los que tienen capacidad de escucha y los que no.

Bueno, obviamente, estamos exagerando. Un buen porcentaje de los artistas que podemos encontrarnos cada día haciendo espectáculos en Madrid estará, sin duda, en un estado intermedio, pero en nuestra experiencia siempre estará más cerca del punto de escucha total, o bien del punto en el que no escucha.

¿QUE ES LA ESCUCHA EN LOS ESPECTACULOS EN MADRID?

¿A qué nos referimos con la escucha de los artistas de los espectáculos en Madrid? Quizás la manera más fácil de entenderlo sea imaginarnos el caso contrario: Un artista sin escucha.

Imaginaros que, buscando en la cartelera de espectáculos en Madrid, vais a ver a un monologuista. Este empieza a contar su monólogo, suelta un chiste, para tres segundos para que la gente pueda reírse, y aunque nadie se ríe sigue manteniendo las pausas, porque es como lo tiene ensayado.

O, al contrario, tiene ensayado su monólogo sin pausas y aunque no se le pueda oír por las risas, el sigue al ritmo al que está acostumbrado.

Puede ser muy buen actor, tener una dicción espléndida y una actuación perfectamente acorde al material de monólogo, pero su falta de escucha, su escasa capacidad para adaptarse al ritmo del público, perjudica al espectáculo. Algo peligroso dada la amplia variedad de la oferta de espectáculos en Madrid.

La escucha también se refiere a la capacidad de incluir los comentarios del público en el espectáculo. Requiere pensamiento ágil, aparte de una escucha activa. Pero enriquece la experiencia y dota al artista de un aura de “es que es un crack, que dije esto y me respondió enseguida con una frase genial”.

RIESGOS DE LA ESCUCHA EN LOS ESPECTACULOS EN MADRID

Pero hay que tener cuidado en no abusar de la escucha. La escucha es genial (como puede ver cualquiera que vea a nuestros artistas Plexy, Javier Traba o Rafa Cama), pero si se abusa de ella en los espectáculos en Madrid pueden pasar dos cosas:

La primera es que el artista “se salga” de texto por escuchar y responder y luego tenga problemas para retomarlo. O que la interrupción sea en un momento en que está enlazando momentos importantes que llevan a un desenlace y cualquier interrupción perjudica.

La segunda es que demasiada escucha puede perjudicar el ritmo (algo que diferencia a los mejores espectáculos en Madrid), por lo que aquellos artistas con gran capacidad de escucha tienen que aprender a desactivarla o minorarla cuando perjudica al ritmo del espectáculo.

Como todo en esta vida, la escucha es algo que se puede trabajar, al menos hasta un nivel adecuado. Y Dentro de los espectáculos en Madrid, para un director siempre resulta más fácil lograr que un artista con mucha escucha corrija a menos, que lo contrario.

Esperamos que os haya resultado interesante, y profundizaremos en más entresijos de los espectáculos en Madrid en próximos artículos.