Monólogos Madrid y Pancho, el perro de la primitiva

Nuestro genio de los monólogos Madrid, Javier Traba, al que podéis ver cada sábado en BBB HUMOR, ha coprotagonizado una de las campañas publicitarias de más éxito de nuestro país: Los anuncios de la Lotería Primitiva centrados en Pancho. Un prodigio de humor que encantará a toso aquellos a los que os gusten los monólogos Madrid.

EL GENIO DE LOS MONOLOGOS MADRID Y SU PERRO PANCHO

En esa campaña, el genio de los monólogos Madrid que es Javier Traba, interpretaba a Ramiro Benitez, un adiestrador de perros con muy pocos escrúpulos que buscaba a su campeón, Pancho (al que explotaba encargándole todas las tareas de la casa, y que estaba interpretado por el perro Cook), que había desaparecido tras ir a echar un boleto de la Primitiva.

Si ya en el primer anuncio se veía como Ramiro explotaba a Pancho, en los siguientes tal cosa quedaría aún más clara. El adiestrador de perros interpretado por el genio de los monólogos Madrid Javier Traba recorría diversos programas para contar su experiencia (programas de cocina, bricolaje y hasta uno tipo Operacion Triunfo), intercalado con imágenes que profundizaban hasta niveles absurdos en la explotación a la que sometía a su “campeón”.

Algunos anuncios llegan a ser bastante surrealistas, como aquel en el que Ramiro sueña con el reencuentro con Pancho:

O aquel en el que se cuela en un belén viviente para mandar un mensaje a Pancho.

Un humor surrealista que los aficionados a los monólogos Madrid que hayan visto a Javier Traba reconocerán de inmediato.

LA CAMPAÑA MULTIMEDIA

Tras el éxito de los primeros anuncios, se pasó a una campaña multimedia en la que nuestro maestro de los monólogos Madrid pudo poner en práctica su facilidad para el humor cada vez más surrealista, campaña que fue multimedia, con presencia en las entonces incipientes redes sociales y en una página web.

Estos anuncios, de manera parecida a lo que se hace en los monólogos Madrid, contaban una historia. Ramiro, que ya se ha enterado que Pancho se ha fugado con los millones, está furioso y quiere venganza. Viviendo en la miseria, recibe una llamada que le dará una pista.

En la mejor tradición de los monólogos Madrid, Ramiro, como voz en off, nos cuenta sus aventuras en América, donde ha viajado en busca de Pancho.Es su momento más bajo.

Finalmente, en un anuncio que no se sabe a ciencia cierta si es realidad o un sueño, Ramiro encuentra a Pancho, que vive en una mansión esplendorosa. Ya está preparado, como en los monólogos Madrid, el desenlace.

Y llegamos al último anuncio de Ramiro y Pancho, donde, como sucede en los buenos monólogos Madrid, todo se cierra. Ramiro, en un alarde de surrealismo, es contratado como sirvienta (con bigote y todo) y va ascendiendo con el objeto de conseguir la confianza de Pancho y ser nombrado ama de llaves. Ahora es él el que tiene que hacer todas las tareas para Pancho, en un reflejo de lo que pasaba en el primer anuncio.

Esta campaña, de las de más éxito que hayan existido en nuestro país (casi todos recuerdan a Pancho y Ramiro) es una gran muestra de publicidad imaginativa. Y contó con el genio del gran Javier Traba, al que podéis ver en nuestra sala dedicada a los monólogos Madrid: BBB Humor.