Puntos en común de la magia y el humor

La Magia y el Humor tienen muchos puntos en común. Quizás por eso funcionan tan bien juntos, como cualquiera de los que asisten a nuestra cena con espectáculo de humor y magia pueden atestiguar.

LA MAGIA Y EL HUMOR: ¿POR QUE FUNCIONAN BIEN?

Pero ¿por qué funcionan tan bien juntos la magia y el humor?

Vamos a intentar contaros algunas teorías que explican esta relación simbiótica.

TEORIA DE LA SORPRESA EN LA MAGIA Y EL HUMOR

Entre las muchas teorías que intentan explicar el humor, una de ellas es la de la sorpresa.

Charles Darwin, por ejemplo, opinaba que:

La causa más común (del humor) parece ser algo incongruente y una sorpresa excitante.

Puede que no sea la única herramienta para conseguir la risa, pero desde luego es una muy eficaz. Ante algo inesperado y sorprendente, la risa suele aparecer de manera natural como una reacción a dicha sorpresa.

Esta incongruencia y sorpresa excitante de la que habla Darwin sucede en la magia y el humor. Por eso, según nos explicaba el maestro Juan Tamariz, una de las reacciones más habituales ante un efecto de magia bien realizado es la risa, provocada por la sorpresa.

Por ello la magia ya tiene un aspecto humorístico “per se”.

La risa: El nexo entre la magia y el humor

TEORIA DE LO LUDICO

Otra teoría que explica la buena relación entre la magia y el humor es la que podemos denominar teoría de lo lúdico.

Y es que cuando vemos un espectáculo de magia o uno de humor, entramos, por así decirlo, en un ambiente de “juego”, en el que buscamos la diversión. Y que si el artista es competente, y no nos “echa de ese ambiente lúdico”, nos acompañará tras acabar el espectáculo.

Este ambiente lúdico, común a la magia y el humor, se genera (o debe generarse) incluso antes de dar comienzo el espectáculo.

Por supuesto, estos dos factores no son los únicos para explicar la buena relación entre la magia y el humor, pero sí que son importantes.